¿Qué hay que hacer cuando necesitas alquilar una furgoneta?

El alquiler de una furgoneta es esencial para el transporte de cargas que no ocupan suficiente espacio como para necesitar un camión, pero que a la vez ocupan demasiado para que una moto o un simple coche sea suficiente. Es ideal tanto para empresas, autónomos como particulares.

Furgoneta blanca para alquiler

La gran ventaja de alquilar una furgoneta es que uno tiene libertad total para transportar lo que quiera sin tener que depender de los horarios de terceros, como sucede cuando se contratan los servicios de una empresa de mudanzas. Además, dado que el carnet de coche permite conducir furgonetas, todo el mundo con carnet puede alquilar una furgoneta y conducirla él mismo. Esta es la gran diferencia entre alquilar una furgoneta y un camión, que hace que la primera sea adecuada para un número mucho mayor de gente.

Hay muchas ocasiones en las que uno puede requerir del uso de una furgoneta. En el caso de una empresa, lo más habitual en determinados sectores es que esta cuente con una furgoneta de empresa propia, pero puede suceder que tenga que hacer un envío de productos puntual; en el caso de un autónomo, no es extraño que si trabaja por cuenta propia no pueda permitirse comprar una furgoneta, por lo que alquilar una sólo en los momentos en los que lo necesita es la mejor opción, mientras que para un particular, las ocasiones en las que va a necesitar una furgoneta son tan mínimas que la única opción es su alquiler.

El precio del alquiler de una furgoneta varía según el modelo, la capacidad y el número de plazas para pasajeros. Hablando de estos, también es posible alquilar furgonetas sólo de pasajeros para hacer viajes en familia o con un grupo de amigos para quienes un coche se quedaría demasiado pequeño. Lo más habitual es pagar un precio base al que se suma un extra por kilómetro o grupo de kilómetros, aunque también es posible alquilar el vehículo con un kilometraje ilimitado. Tanta variedad de opciones permite a quien está interesado en el alquiler de furgonetas sin conductor, encontrar la opción más adecuada para el tipo de transporte que desea realizar.

A la hora de formalizar el contrato de alquiler, hay que asegurarse de que uno comprende completamente los términos. Una de las cláusulas a las que hay que prestar más atención es a la del seguro, ya que debes tener la seguridad de que si surge algún problema en la carretera, vas a estar cubierto. También hay que acordar los términos de devolución del vehículo para evitar problemas y malentendidos inesperados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *