¿Qué mirar si quieres un coche de segunda mano?

En muchas ocasiones, cuando estamos buscando comprar un coche de segunda mano, vemos anuncios muy interesantes, en el cual el propietario de dicho vehículo nos dice que el coche está perfecto tanto en la chapa, pintura, motor como interiores. Y en las fotos también lo vemos así.

El problema está cuando vemos por primera vez el coche, el vehículo no se parece en prácticamente nada al de las fotos (en muchas ocasiones utilizan fotos de un coche igual, pero no el mismo coche), pintura desgastada, rayadas, el motor suena “raro”… lo mejor es no acercarse a estos vendedores, porque si nos engañan en el anuncio, más nos engañarán en la realidad…

chapas de coches de ocasion

Una vez hemos quedado con el vendedor para ver el coche, lo primero que tenemos que hacer es un vistazo general, tenemos que mirar en qué estado se encuentra la pintura y ver que sea más o menos bueno. Debemos tener en cuenta que los años de vida del coche afectará a la pintura (en más o en menos desgastada), pero tenemos que poner especial atención en que no haya diferentes tonalidades en la pintura entre el capó y la aleta, por ejemplo. Normalmente esto apunta a que el vehículo ha tenido algún golpe o accidente y se ha tenido que repintar la zona dañada.

Un coche que está siempre en la calle, no es lo mismo que uno que está siempre en un parking interior, así como la zona climática del lugar donde se encuentra el vehículo.

La chapa de un coche puede dañarse más si se encuentra en zonas del interior porque durante el día hace más calor y por la noche se consiguen temperaturas más bajas, todo esto daña notablemente la pintura, así como en las zonas muy frías, las heladas.

Si el coche de segunda mano que quieres comprar es de zonas donde es frecuente el frío y la nieve, hay que dar un vistazo a los bajos del coche. Es en estas zonas donde se tira sal a la carretera para evitar que estas se hielen. La sal es muy perjudica notablemente los bajos, porque es muy corrosiva.

4x4 derrapando en terreno nevado

Hay que tener cuidado con los coches de las zonas costeras, sobre todo los que pasan mucho tiempo bastante cerca del mar, porque el “salitre” puede afectar también la chapa y los bajos del coche.

Otro aspecto a tener en cuenta son los plásticos de las juntas de las puertas y ventanillas; si el coche es viejo o pasa mucho tiempo en la calle puede tenerlos medio rotos y cuando lo lavamos, el agua puede penetrar dentro del vehículo.

Así que a la hora de comprar un coche de segunda mano es importante tener presente todos estos requisitos.

 

Fuente: http://www.autoscout24.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *